28 Jul

Desde 2008, el 28 de Julio de cada año se conmemora en todo el mundo el Día mundial de la Hepatitis, en honor del descubridor del virus de la hepatitis B, Prof. Baruch Samuel Blumberg.

El lema elegido para este año es Hepatitis: Pensalo de nuevo.

¿Sabés qué es la hepatitis?

La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por diferentes tipos de virus. Las formas virales más frecuentes son debidas a virus A, B y C, y pueden propagarse de forma epidémica. Las hepatitis B o C en ocasiones evolucionan a formas crónicas, pudiendo derivar a cirrosis y hepatocarcinoma.

¿Cuáles son los síntomas?

Para todos los tipos de hepatitis agudas, los síntomas más frecuentes son: cansancio intenso, ictericia (piel y ojos amarillentos), orina oscura, náuseas, vómitos y dolor abdominal. A veces puede tenerformas asintomáticas o pocos síntomas, semejando a un cuadro gripal. Menos frecuentemente, el curso puede ser fulminante y requerir internación.

“En ocasiones la hepatitis puede no producir síntomas y la enfermedad pasa inadvertida. Un análisisde sangre permite diagnosticarlas”.

¿Cuál es la situación en nuestro país?

Aunque aún no se cuenta con estadísticas oficiales, se calcula que unas 800 mil personas padecen hepatitis virales, siendo más frecuentes las del tipo A, B y C. Según estimaciones de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (A.A.E.E.H) 2 de cada 100 personas en nuestro país tuvieron o tienen alguna hepatitis viral y no lo saben.

¿Qué tratamientos existen?

No existen tratamientos específicos para la hepatitis viral aguda. Las medidas apuntan a restablecer el bienestar y el equilibrio nutricional, por lo que se recomienda descanso, nutrición e hidratación adecuados, y una estrecha supervisión médica. Para las hepatitis B y C, se dispone de medicamentos antivíricos (bajo indicación exclusiva del médico según el caso). En ciertas circunstancias, para un número reducido de pacientes y según la evolución de la enfermedad, puede ser necesario el trasplante de hígado.

¿Cómo se las puede prevenir?

El virus de la hepatitis A se transmite por la ingestión de agua o alimentos contaminados, o por contacto directo con una persona infectada por el virus. Las hepatitis B y C se producen por el contacto con secreciones humanas infectadas, siendo las formas más comunes de transmisión, la transfusión de sangre (o productos sanguíneos contaminados) y el contacto sexual. La del tipo B también puede ser transmitida de la madre al bebé en el parto.

“Para las hepatitis A y B existen vacunas, y están incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. La hepatitis C se puede prevenir usando preservativos, evitando compartir agujas, jeringas u otros elementos que puedan producir cortes, y exigiendo el uso de materiales descartables o esterilizados al hacerte tatuajes, piercings o implantes”.

Fuente: http://www.swissmedical.com.ar/PDF/dia_mundial_de_la_hepatitis_2014.pdf