08 Sep

Justina Lo Cane es una niña de 12 años que está internada en la Fundación Favoloro y espera por un trasplante de corazón. Tienen dos hermanos de 8 y 6 años, Ceferino y Cipriano. Sin pensar en sí sola la niña hace hincapié en la importancia de la donacion de órganos. Encabezando la nueva campaña: “Multiplicate por 7” ideada por su padre, Ezequiel.

La niña de 12 años tiene una cardiopatía severa que le descubrieron cuando tenía un año y medio. Vivió normalmente, con medicación y tratamiento hasta hace casi dos meses, pero ahora necesita un transplante urgente, ya que sufre de algunas descomposturas, dolores de cabeza, náuseas y momentos que se resuelven con los tratamientos y cuidados que le da el equipo médico.

Ella es una nena muy bondadosa que tiene un espíritu muy noble. Cuando le propusimos hacer una campaña a ella le encantó la idea de poder concientizar sobre la importancia de ser donante. Con un donante se pueden salvar entre siete y nueve vidas. La idea es que se hable del tema, que la gente lo analice y que no tenga que llegar al momento crítico donde tiene que tomar una decisión apresurada sin habérselo planteado antes”, afirmó su padre Ezequiel.

Cuando vos donás órganos le podés salvar la vida hasta a siete personas, quizás nueve también, porque hay tejidos que se pueden donar. Hay historias maravillosas de gente que recibió un órgano y pudo cambiar su vida. Ese es el foco. Que la gente pueda conversar de este tema. No llegar al momento donde tenés un familiar o un amigo en una situación crítica, sino conversarlo antes”, continuó el hombre.

Hace poco tiempo, Ezequiel, perdió a su padre por un Accidente cardio vascular y, en ese momento, mientras asimilaba la noticia recibió la propuesta de ser donate de órganos.

El Registro Nacional de Expresiones de Voluntad para la Donación de Órganos y Tejidos para Trasplante concentra todas las manifestaciones en relación con la donación de órganos de todo el país.

Para poder donar órganos hay que registrarse a través de la web del INCUCAI. Una vez que la persona completa la ficha de inscripción recibe un mensaje mensaje por correo electrónico solicitando una confirmación para ingresar su decisión de donar en el Registro Nacional de Expresiones de Voluntad.

Otra opción es llamando a la línea telefónica gratuita del INCUCAI, 0800 555 4628 (INCU) o aclarar que se quiere ser donante cuando se tramita un nuevo documento de identidad.

La donación depende de las características del fallecimiento. Llegado el momento, los médicos determinan cuales son los órganos y/o tejidos aptos para trasplante. Para poder donar órganos, la persona debe morir en la terapia intensiva de un hospital. Sólo así puede mantenerse el cuerpo artificialmente desde el momento del fallecimiento hasta que se produce la extracción de los órganos. En el caso de los tejidos, no es necesario que la muerte se produzca en una terapia intensiva.

Luego del fallecimiento de una persona, la familia puede informar sobre su voluntad de ser donante. Esta información es de gran importancia, sobre todo en el caso de la donación de córneas, que pueden extraerse a las personas fallecidas en su domicilio hasta varias horas después del deceso. El familiar debe comunicarse directamente con el INCUCAI o con el organismo jurisdiccional correspondiente.

Además, es importante saber que la donación de órganos no modifica la apariencia de la persona fallecida porque los órganos se extraen mediante un procedimiento quirúrgico que no altera el aspecto externo del cuerpo, que es tratado con suma consideración y profundo respeto.

La idea de la campaña “Multiplicate por Siete” surgió a partir de que Justina, entró en lista de espera para un corazón en el INCUCAI y desde ese momento se le ocurrió a Ezequiel llevarla adelante.

Con el hashtag #LaCampañaDeJustina se puede difundir esta iniciativa tan importante para el futuro de muchas personas que luchas por la espera de un trasplante de órganos. El país ya está aportando se granito de arena en las redes sociales para que cada vez alla más personas que deseen donar sus órganos.

 

 

Fuente: http://www.urgente24.com/268486-a-los-12-anos-justina-espera-por-un-corazon