22 Ene

Llegó el último domingo a Buenos Aires acompañada por su mamá, Nilda Cabrera. El martes se reunió con el cardiocirujano y le hicieron los estudios para el ingreso.

Abigail Irrazábal ya está en la provincia de Buenos Aires y, luego de varios estudios, ya forma parte de la lista de espera del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) a la espera de un corazón. La niña, de cinco años, viajó acompañada de su madre.

“Llegamos el domingo a la noche, el lunes nos instalamos bien. La semana pasada fue imposible viajar”, contó a PRIMERA EDICIÓN la mamá de Abigail, Nilda Cabrera. “Di aviso a su cardióloga del Hospital Italiano de que ya estábamos en Buenos Aires, nos pusimos de acuerdo y el martes tuvo una reunión con el cardiocirujano que es el encargado de ingresar a los chicos que están para la lista”, explicó.

En ese momento le realizaron diferentes estudios a la niña y dentro de 48 horas le confirmarían el ingreso a la lista. “Ellos estudian toda su condición”, señaló Nilda. Es por eso que este jueves se confirmó que Abigail ya forma parte de la lista de espera del INCUCAI. “Ahora a esperar, no se puede hacer otra cosa. Es esperar”, agregó su mamá.

Nilda y Abigail debieron mudarse a Buenos Aires para formar parte de la lista de espera. Este fue un requerimiento: irse a vivir más cerca de donde la operarían. “El cardiocirujano me explicó que un corazón no se puede mantener más de seis horas. Ella tiene que estar cerca en el caso de que aparezca el órgano”, relató su mamá.

“Su atención siempre fue en Buenos Aires, es más, nació acá. Entonces lo ideal es que los médicos que conocen bien su historia la sigan cuidando, porque ellos la cuidaron desde que nació”, agregó. El día que aparezca el donante, la intervención se realizará en el Hospital Italiano.

De Posadas a “Baires”

Nilda y Abigail viajaron pero “esto no es muy nuevo para ella porque siempre estamos viajando, pero le dije que nos vamos a quedar acá, que vamos a vivir en Buenos Aires un tiempo y empezó con preguntas, que quiere ver a sus primos, a sus tíos, pero todavía nada muy complicado”, reconoció su mamá.

Por otra parte, Nilda está esperando el Ok de los médicos para inscribir a Abigail en una escuela en Buenos Aires. “Todo lo que nos digan los médicos es lo que vamos a hacer. No pensamos venir a quedarnos encerradas acá, si el médico me dice que ella no tiene complicaciones para ir a la escuela, conseguiremos una”, dijo su mamá.

En Posadas su cardiólogo había recomendado a la familia, ya a fines de noviembre, que Abigail no haga gimnasia en la escuela porque al ser muchos chicos los maestros no pueden controlar a todos ni “cada síntoma que ella pueda mostrar para saber si está pasando algo con ella o no. Ellos no se dan cuenta como nosotros”. En Buenos Aires también dependerá de los médicos para que Abigail pueda llevar una vida lo más normal posible.

La condición de Abigail se conoció cuando su mamá llevaba cuatro meses de gestación. El embarazo fue controlado permanentemente y se recomendó que su nacimiento, ante cualquier complicación, sea en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Abigail nació en julio de 2012.

El diagnóstico fue hipoplasia de ventrículo derecho, lo que indica que la niña tiene un ventrículo único lo que complica la oxigenación de la sangre, de lo que se encarga el ventrículo derecho, justamente el que le falta.

Fue intervenida a los seis días de vida, a los seis meses y a los tres años. Llevaba una vida normal en Posadas hasta que en noviembre de 2017 los valores que se estudiaban mensualmente comenzaron a dar mal y sus médicos decidieron que lo mejor sería un trasplante.

Así se decidió la mudanza a Buenos Aires, condición para ingresar a la lista de espera. Ahora Abigail necesita de un corazón, necesita de una familia que diga “sí”.

Fuente: http://www.primeraedicion.com.ar/nota/264578/abigail-entro-a-la-lista-de-espera-del-incucai-por-un-nuevo-corazon.html