Nuestra Historia

Este hermoso proyecto al que llamamos “Fundación continuar vida” surgió a través de un grupo de Facebook llamado “La pandilla continua.. El capitán es su vigía”. En ella se publicaban (y publican) novedades acerca de los estados de salud de pacientes pediátricos y se realizan cadenas de oración. Funciona como un grupo de apoyo y contención para padres, familiares y seres que les interese esta causa.

Luego nos dimos cuenta que más allá de que esto sea útil… hay mucho más por hacer. Las necesidades se multiplicaban delante de nosotros y no nos podíamos quedarnos de brazos cruzados.. Eso nos impulsó a formar otro grupo de colaboradores que se dediquen a la “solidaridad material”. Desde allí se colabora con las familias en casos muy extremos, (la mayoría de ellos son pacientes pediátricos que esperan un órgano para poder seguír viviendo o bien para mejorar su calidad de vida). También lo hacemos con pacientes con largos procesos de curación, con enfermedades tales como las oncológicas, entre otras.

Con el pasar del tiempo nos fuimos afianzando y pasamos a ser una fundación.

Una fundación que acompaña a estas familias que han dejado todo para venirse a atender a su hijo/a mayormente en el hospital Juan Pedro Garrahan y que hoy se encuentran alejados de sus seres queridos, necesitando contención, alimentos, ropa y cargas de teléfono, entre otras cosas.

Por eso “Fundación Continuar Vida” está allí, donde más nos necesitan.. Tratando de satisfacer las necesidades básicas de estas familias y acompañándolas en todo momento..

Yo elijo prolongar mi vida en alguien más…

Elijo Continuar Vida… 

 

¿Quiénes somos?

Somos una fundación sin fines de lucro, la cual se dedica a fomentar, educar e informar acerca de la importancia de la donación de órganos.

¿Qué más hacemos?

Brindamos asistencia a las familias que la requieran y se encuentren con un paciente pediátrico en lista de espera por un órgano vital y/o tratamientos médicos prolongados.

¿Cuál es nuestra meta?

Es incrementar la cantidad de personas que estén dispuestos a donar sus órganos, tejidos ó sangre y desmitificar el famoso “a mí no me va a pasar”, derribando mitos, concientizando.

¿Qué más..?

Hacer que la frase “donación órganos” sea de uso habitual, que se encuentre social y culturalmente aceptada.

¿Por qué?

En la actualidad hay más de 7600 pacientes en lista de espera, aguardando por un órgano, tejido y/o médula para poder seguir viviendo o bien para mejorar su calidad de vida actual.

El trasplante solo puede llevarse a cabo gracias a la voluntad de aquellos que en forma solidaria dan su consentimiento a la donación.

¿Te interesa nuestra causa? ¿Querés colaborar con nosotros?

Podes contactarse con nosotros haciendo  click  aquí