27 Mar

El adolescente de 14 años ingresó a la lista de emergencia del INCUCAI porque padece una miocardiopatía dilatada severa, y según indicaron los médicos está estable, aunque de prolongarse la espera “necesitaría medicación inotrópica y un corazón artificial” para poder sobrevivir.

Bautista Caballero, de 14 años, ingresó en la lista de emergencia del Incucai, a la espera de un donante de corazón.

El chico, que padece una miocardiopatía dilatada severa, permanece en estado estable en el Hospital Garrahan, en compañía de sus seres queridos y en la lejanía, cuenta con el respaldo de todo Trenque Lauquen, su ciudad de origen, de donde nació una conmovedora cruzada solidaria con el afán de concientizar respecto de la importancia de donar órganos, así como también brindar cualquier tipo de ayuda a la familia ante cualquier urgencia.

Durante las vacaciones que la familia realizaba en el sur argentino, María Yanina Suárez advirtió un extraño color amarillo en los ojos de su hijo Bautista. “Pensé que podía tener hepatitis”, por lo tanto decidió llevarlo al doctor.

Los médicos que lo atendieron, inmediatamente, lo derivaron al Hospital de Niños Sor María Ludovica, de La Plata. Fue justamente allí que le detectaron al adolescente un cuadro de miocardiopatía dilatada severa, informándole a su familia sin perder el tiempo sobre la necesidad de un trasplante de corazón.

De inmediato, en las redes sociales nació la cruzada “Un corazón para Bauti”. En este sentido, Yanina le reconoció a “Crónica” que “tenemos el apoyo de todo el pueblo de Trenque Lauquen. Nos han prestado departamentos para dormir y hasta nos han dado alguna ayuda económica para estar al lado de Bauty. Se ha sumado mucha gente”, aseguró la madre.

En tanto, el caso del joven ingresó a la lista de emergencia del Incucai, por lo tanto, su madre reconoció tener sensaciones encontradas respecto a la necesidad de rogar la pronta aparición de un donante: “Es muy difícil pedir lo que estoy pidiendo porque dependemos de otra vida para que mi hijo siga viviendo”.

Puesto que “sabemos que una persona debe tener muerte cerebral para que donen su corazón, pero es irreversible y sus seres queridos deben tomar conciencia de lo importante que es salvar vidas a muchos chicos con el órgano de su familiar”.

Por Matías Resano
mresano@cronica.com.ar

Fuente:  http://www.cronica.com.ar/article/details/57365/bauti-espera-un-nuevo-corazon