17 Feb

Son compañeros de Maxi Molina, que espera un corazón. Proyecto busca mejorar derechos de trasplantados.

Un grupo de alumnos del colegio Santo Tomás de la ciudad de Córdoba se convocó este martes frente a Patio Olmos para promover la donación de órganos. Son los compañeros de Maximiliano Molina, un niño de 11 años que espera un corazón. En tanto, la Unicameral debate un proyecto de ley para garantizar la reinserción social del paciente trasplantado y en lista de espera.

“Nos concentramos en Patio Olmos para visualizar, a través de Maxi, el drama por el que pasan los niños en lista de espera. Son chicos conectados a un corazón artificial. Algunos fallecen. Por eso exigimos políticas de estado para que haya más donaciones”, informó Paula a este diario, la mamá del niño que hoy se encuentra en terapia en una clínica privada de Capital federal.

En Argentina, existen 17 niños y adolescentes que esperan por un corazón. El 59 por ciento tiene menos de 10 años. Además de Maxi, también aguardan otros 12 chicos de Buenos Aires y otros oriundos de Chubut, Jujuy, Corrientes y Entre Ríos. Son cifras del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai).

“Los argentinos somos solidarios por naturaleza. Por eso queremos pedir que donen sus órganos, ya que estos no se van al cielo y ayudan a salvar vidas”, agregó Paula.

Maxi se encuentra en lista de emergencia nacional a la espera de un corazón. Hace un año sufrió una inflamación de las paredes musculares de su corazón, aparentemente por causa de un virus. Ayer sus compañeros del colegio Santo Tomás repartieron volantes para promover la donación de órganos.

Avance en recinto. En tanto, la Unicameral debate en estos días una iniciativa para que Córdoba adhiera, con algunas modificaciones, a la ley nacional 26.928. La norma argentina garantiza derechos a pacientes trasplantados y en lista de espera. El objetivo es mejorar el tratamiento y su reinserción social.

“La ley nacional, que fue reglamentada en noviembre de 2015, obliga al Estado y a las obras sociales a garantizar pasajes y vivienda para los pacientes. En nuestra versión, agregamos también el derecho a la educación y al deporte para mejorar la calidad de vida de estas personas”, explicó Eugenia Ferreyra Centeno, vocera del Ecodaic, centro en Córdoba del Incucai.

De aprobarse la normativa, el Estado deberá garantizar una vivienda digna para estos pacientes. Este es un aspecto fundamental para su recuperación, porque son personas inmunosuprimidas (con menos defensas).

En el caso de los que vienen del interior, tendrán un hogar provisorio en la ciudad de Córdoba, para ellos y sus familiares, con prioridad para carenciados. Se contemplará la modalidad de educación hospitalaria para que los estudiantes no abandonen el colegio.

El equipo del Ecodaic presentó el proyecto en noviembre, que fue tomado por el legislador Daniel Passerini (Unión por Córdoba). El martes próximo será tratado nuevamente en Comisión de Salud.

Fuente: http://www.diaadia.com.ar/cordoba/estudiantes-promovieron-la-donacion-de-organos