27 Abr

Los temores o creencias culturales limitan la cantidad de ablaciones. La provincia sólo cumple el 1.5 % de expectativas de donación.

Los mitos y miedos sobre la donación de órganos, son las causas fundamentales por las que Salta no cuenta con donantes reales. Arrancar el 2015 con una ablación (como sucedió a principios de enero con el joven fallecido luego de una golpiza en barrio Solidaridad) permitió creer que quizás este año, los registros serían distintos.

La realidad no cambió y mientras que en lo que va del año, en el país ya se realizaron 419 trasplantes con 179 donantes reales, la provincia sólo registra un donante real y 7 trasplantes. Cifras que alarman y sobre todo preocupan a los médicos del CUCAI Salta.

Desde enero a fines de marzo, se realizaron 10 entrevistas a familias de potenciales donantes y la respuesta fue una sola para todos los casos: No.

La familia cumple el papel de autorizar la donación cuando el fallecido no expresó su voluntad por la negativa o afirmativa de ser donante.

“Vivimos en una provincia donde el acervo cultural es muy profundo y no lo podemos cambiar tan rápido. Nos encontramos con situaciones en donde la familia dice ‘Llegó entero y se va entero’. Y esas son cosas que no podemos discutir. En este caso simplemente me queda aclararles que si su familiar fue operado de amigdalas o apéndice, no está entero. Son creencias muy arraigadas”, dijo a El Tribuno, el titular del CUCAI, Raúl Ríos.

Con sólo el 1.5% de expectativas de donación , la provincia ocupa el quinto lugar a nivel nacional. Actualmente existen 343 salteños en lista de espera en condiciones de ser trasplantados y 290 en proceso de inscripción.

Esperar es lo único que les queda a estos 633 pacientes. La existencia de un posible donante no garantiza la ablación, haber expresado en vida su voluntad de donar (por las distintas vías que existen) o la autorización de la familia representan los únicos medios por el que la vida de estas personas tomaría un nuevo rumbo.

En los más chicos

El compromiso con respecto a la donación de órganos se evidencia en los más jóvenes. Desde los niños hasta los adolescentes, el tema no pasa desapercibido.

“Es increíble pero al mensaje lo escuchan los más chicos. En las charlas que damos en las escuelas, nos damos cuenta

el gran conocimiento que tienen sobre el tema. Esto también se da en los chicos del secundario. Actualmente en un grupo de amigos o familiares se da el caso que existe alguien que tiene leucemia o necesita un trasplante de riñón, ante esta situación ellos se solidarizan, se interesan en la temática y se convierten en donantes” , remarcó el titular del CUCAI.

De las 343 personas en Salta que están en condiciones de recibir hoy un trasplante, 255 esperan un riñón, 13 un trasplante hepático, 3 un intratoracico, 62 córneas y 10 otros órganos .

Dejar plasmada la voluntad de donar órganos es un trámite que no lleva mucho tiempo y que sin dudas, ayudaría a mejorar la calidad de vida de quienes aún esperan por un transplante.

Manifestación de voluntad

Para manifestar la voluntad afirmativa o negativa en todo el país, es necesario dejarlo registrado por cualquiera de los siguientes medios: Firmar un acta de expresión en el INCUCAI, en los organismos jurisdiccionales de ablación e implante; asentarlo en el Documento Nacional de Identidad en las oficinas del Registro Civil; completar un formulario online disponible en www.incucai.gov.ar; para expresar la negativa, además de estos canales, se brinda la posibilidad de enviar un telegrama gratuito desde las dependencias del Correo Argentino.

El único donante, un ejemplo de solidaridad

La solidaridad es un sentimiento que motiva la mayoría de actas de consentimiento para ser donante de órganos. Néstor Matías Exequiel Arandia, un salteño de 31 años y padre de dos hijos fue una de esas personas que pensó en el otro hasta el último minuto de su vida. Su historia representa la única ablación que se registró en Salta en lo que va de 2015.

Por medio de sus órganos se logró salvar la vida de cinco personas y mejorar la calidad de otras tantas. Sus riñones, hígado, córneas y válvulas del corazón permitieron seguir dando vida. “Exe, como todos le decíamos, era solidario con todos, tanto con su familia como con sus amigos. Murió por defender a una señora que estaba siendo golpeada y él le había comentado a una amiga, hace tiempo, que si moría, quería que sus órganos fueran donados”, manifestó un familiar de Exequiel. “Hace falta cambiar la mentalidad de decir ‘a mi no me va tocar y no soy donante’. Eso es lo que quizás dicen muchos ahora pero hay que pensar que la hipertensión y la diabetes son un llamado a la casa todos los días. Lo más triste es que se dan cuenta cuando tienen 300 de glucemia y su función renal flaquea”, dijo Raúl Ríos, titular del Cucai Salta.

El marco legal

La donación y el trasplante de órganos y tejidos se rige en Argentina por la Ley 24.193, que desde enero de 2006 incorpora las modificaciones introducidas por la Ley 26.066, también conocida como Ley de Donante Presunto. La nueva normativa establece que toda persona capaz y mayor de 18 años pasa a ser donante de órganos tras su muerte, salvo que haya manifestado su oposición, que es respetada.

Por Veronica Casasola

Fuente: http://www.eltribuno.info/la-donacion-organos-salta-es-casi-nula-el-2015-solo-registra-un-donante-real-n539060#fotogaleria-id-1073856