01 Mar

Después de haber estado 48 horas en lista de emergencia nacional, llegó el corazón para Sofía Sarmiento, la joven de 28 años oriunda de Saladillo, que dedicaba gran tiempo de su vida a su rol de acompañante terapéutica. Sofía fue intervenida quirúrgicamente el martes por la noche en la Fundación Favaloro, donde se le realizó el trasplante que necesitaba desde que se detectaron problemas cardíacos.

“Hasta ahora salió todo bien. Pero vamos paso por paso, como dicen los médicos. No tenemos mucho más que decir”, explicó Gabriela Cicare, su mamá, quien detalló que su hija está internada en terapia intensiva y no tuvo tiempo de reaccionar cuando le avisaron que había llegado el corazón, porque enseguida fue llevada al quirófano.

“No sabemos de dónde vino, pero estamos muy agradecidos”, agregó conmovida la mujer. Según su testimonio, Sofía había “priorizado siempre su trabajo y se había olvidado de ella”. Ella trabajaba de acompañante terapéutica de un chico autista, con quien construyó una relación vincular muy buena, y, a pesar de que tenía que hacerse estudios médicos, no quería abandonar esa función.

La mamá explicó que su hija comenzó a sentirse mal en las vacaciones de invierno, momento en el que sufrió una supuesta bronquitis. Luego de dos semanas de medicamentos, su cuadro no mejoró y la familia empezó a inquietarse. “Ella volvió a La Plata, donde trabajaba como profesora de discapacitados y de sordos. Por no querer dejar su trabajo, se hizo los estudios de forma intermitente”, contó Gabriela.

Luego de realizarse todos los estudios correspondientes, un cardiólogo le diagnosticó insuficiencia cardíaca, por lo que la derivó de forma urgente a la Fundación Favaloro de Buenos Aires. “El profesional no perdió tiempo y rápidamente nos dijo que tratemos el tema en la fundación”, recalcó la madre de la joven de 28 años.

Una vez en la ciudad, Sofía se realizó todos los estudios nuevamente y visitaba semanalmente a los doctores que la atendieron. Si bien el aspecto físico de la joven había mejorado, los resultados de los análisis no reflejaban lo mismo. “Nosotros creíamos que estaba todo bien, no tenía los labios morados, su piel no estaba colorada, podía caminar. Pero un día que vinimos para un control rutinario, la internaron”, contó su mamá.

Eso fue el 12 de enero, cuando los profesionales se reunieron y, después de comparar los últimos resultados, decidieron que la joven debía ser internada de urgencia. El domingo Sofía entró en la lista de emergencia nacional a la espera de un corazón, que llegó horas después, para encender la esperanza de la familia.

Fuente: https://www.cronica.com.ar/info-general/La-mejor-noticia-llego-el-corazon-para-Sofia-20180228-0092.html