17 Oct

La operación se realizó en 2012 y este año ambas familias pudieron concretar el conmovedor encuentro

En octubre de 2012 Alexis, un pampeano de 13 años, sufrió un paro cardíaco. Su situación era delicada: necesitaba un nuevo corazón. En los días previos, Matías, un adolescente de Mendoza, había muerto en un accidente de tránsito. Gracias a la buena voluntad de los familiares del difunto, Alexis pudo recibir un trasplante y, una vez que salió adelante, los quiso conocer. Y lo logró.

“Cuando sos mamá y te hacen la primera ecografía lo primero que sentís es el corazón de tu hijo y yo, aunque no lo tengo en vida, todavía lo sigo sintiendo”, dice Miriam Vega, madre de Matías, en un encuentro con Alexis.

La mujer recuerda cómo fueron los últimos días de vida de su hijo. Después del accidente, sabía que el panorama no sería muy alentador. “Desde que lo internaron nos dijeron que no había esperanza de vida”, relata. A Matías le decretaron la muerte cerebral tras cuatro días de coma farmacológico.

Cuando ese día en el hospital vieron la posibilidad de donar órganos, accedieron de inmediato. Así fue que, a las pocas horas, el corazón sería recibido por Alexis. Al cabo de un tiempo, desde el hospital se lo informaban a Miriam. “Fue un momento muy fuerte, porque pensé que la muerte de mi hijo no había sido en vano”, narra en diálogo con Los Andes.

Alexis sufre problemas del corazón desde los nueve años.Durante su infancia y el comienzo de su adolescencia fue internado con frecuencia. En octubre de 2012, su órgano no aguantó más. Cuando la desgracia ocurrió, se encontraba en la Ciudad de Buenos Aires, adonde se había trasladado para ser atendido en en el Hospital Garrahan.

El viernes 29 llegó el esperado órgano a la Capital. Tras la operación, contrajo una enfermedad intrahospitalaria y tuvo que permanecer internado durante un año. Luego, nada le impidió salir adelante. Hace unos años comenzó a entrenar y no se detuvo: en el último lapso participó en competencias -nacionales e internacionales- de deportistas trasplantados.

Un día Alexis quiso conocer a la familia de Matías. Sus padres apoyaron su deseo y lo ayudaron en la búsqueda. Desde ya, las redes sociales fueron de vital importancia en esta tarea: a través de Facebook, el padre del joven contactó a Miriam y le dijo quién era.

En enero pasado ambas familias concretaron un encuentro en La Pampa. Más tarde, en abril, los padres de Alexis viajaron a Mendoza para transmitir una noticia: iban a tener otro hijo y querían que ellos fueran sus padrinos. El bebé nació el 23 de septiembre: lo llamaron Ulises Matías, en homenaje al hijo de Miriam.

Fuente: http://www.infobae.com/sociedad/2016/10/17/le-trasplantaron-un-corazon-y-visito-a-la-familia-del-donante/