21 Ene

Entre la noche del martes y la mañana de ayer, ocho personas recuperaron la esperanza de seguir viviendo. La aceptación de donar los órganos por parte de la familia de una joven de 34 años fallecida permitió realizar una ablación multiorgánica en la que se rescataron: pulmones, hígado, páncreas, riñón, corazón y válvulas. Los receptores de los órganos viven en distintos puntos del país y llevan varios años esperando un trasplante.

Cuatro equipos médicos con más de 40 profesionales de varias provincias, viajaron a Tucumán. Médicos, enfermeras y anestesiólogos del Hospital Argerich y de la Fundación Favaloro, de Buenos Aires, fueron recibidos por el equipo del Hospital Padilla. De inmediato se pusieron manos y trabajaron toda la madrugada. “Se habilitó un quirófano especial, para llevar a cabo cuatro o cinco operaciones simultáneas”, contó Santiago Villavicencio, cirujano y jefe del Departamento de Procuración y Trasplante del Hospital Padilla.

“Se trató de un suceso desafortunado pero que gracias a la donación de órganos salva vidas. Hay que entenderlo de esa forma”, explicó el especialista que participó de la operación.

Una Navidad distinta

Una operación quirúrgica con la misma complejidad se llevó a cabo en vísperas de la Nochebuena, cuando la familia de una persona que había sufrido un accidente de tránsito decidió donar todos los órganos ante la muerte de su ser querido. También en ese caso fueron ocho los pacientes que se beneficiaron con la donación de los órganos.

“Queremos resaltar el gesto de la familia que realizó la donación por ser solidaria con todas las personas que necesitaban salvar su vida. Sin donación, no hay transplante”, afirmó Alejandro Lembo, subdirector del Hospital Padilla.

En una conferencia de prensa brindada por los especialistas tucumanos y directivos del Ministerio de Salud, la ministra de Salud, Rossana Chahla, coincidió con su colega en que la sociedad tucumana está cambiando. “Es un ejemplo de solidaridad y grandeza”, señaló.

Las cifras hablan por sí solas. “Tucumán está en cuarto lugar en el ranking nacional de donación de órganos y el Hospital Padilla es uno de los cinco centros que realizan transplantes complejos”, remarcó el doctor Villavicencio. “Sin embargo, es necesario seguir promoviendo la donación porque muchas personas todavía siguen aferrando a creencias falsas. Donar órganos es donar vida”, resaltó.

Los que reciben y los que esperan

3 ablaciones multiorgánicas en tres meses en Tucumán.

92 transplantes se realizaron en 2015 en la Provincia.

47 fueron los injertos de córnea.

319 tucumanos se encuentran en lista de espera para recibir un riñón.

7.000 tucumanos se registraron en 2015 como donantes de médula ósea: una cifra récord.

7.867 personas figuran en la lista de espera de órganos del Incucai.

43 transplantes pulmonares se realizaron en 2015 en el país.

Fuente:  http://www.lagaceta.com.ar/nota/668648/sociedad/organos-joven-salvaron-vida-ocho-pacientes.html