18 Jun

Nota a Fabian Hebrard

Una vida normal, trabajo, proyectos, días enteros de risas y juegos sin temer por lo que pueda pasar mañana, o lo que es peor, en un par de horas; todo esto era lo que teníamos como familia antes de que todo se transforme en una eterna pesadilla que comenzó repentinamente y puso al límite de la muerte a nuestra pequeña hija de tan solo un año de vida en aquel entonces.

Zaira Yazmín se enfermó repentinamente una noche y veinticuatro horas después estaba muriendo en un hospital a Raíz de una MÍOCARDIOPATIA DILATADA, pero gracias a Dios y al tremendo esfuerzo de los médicos Zaira se recuperó y pudo ser dada de alta.

Zaira nuevamente pasó por el mismo estado de casi muerta, dos meses después de aquel alta y una tercera vez ya en el hospital Garrahan donde se la ingresa en lista de espera para trasplante de corazón en emergencia nacional el 27 de Febrero de 2013. Llevamos ya mas de un año en espera de un donante de corazón para nuestra pequeñita que hoy tiene solo dos años de edad y les aseguro que vivimos continuamente con el temor de una nueva descompensación que lleve a nuestra princesita al borde de la muerte nuevamente; es una realidad que no se la deseamos a nadie pero lamentablemente cada día hay más y más pacientes en lista de espera y muchos niños no llegan al trasplante por la falta de información que existe en nuestra sociedad y el temor que aún se le tiene a ser DONANTE DE ÓRGANOS o donar los órganos de un ser amado.

Queremos pedirles a todos ustedes que están leyendo esta nota que piensen por un minuto, qué harían si estuvieran en nuestro lugar o qué esperarían de nuestra sociedad si su hijo necesitara un trasplante; piensen que nadie está exento de necesitar un donante y que cuanto menos tardemos en informarnos y tomar conciencia sobre esta problemática, más rápido lograremos reducir la cantidad de muertes evitables como también el tiempo que cada persona en lista de espera sufra aguardando por un DONANTE DE ÓRGANOS.