23 Mar

Fue el martes en la Fundación Favaloro. El joven, de 26 años, fue sometido a un trasplante pulmonar después de dos meses de estar esperándo los órganos. Ahora, está en observación. 

Fueron 26 años de lucha. De pensar para poder respirar, de ser cociente de cada una de las inhalaciones y exhalaciones, de este gesto tan simple y mecánico del que depende la vida. 62 días de terapia intensiva con un respirador, pero la recompensa llegó: Emanuel Martín (26), un joven cordobés que padece fibrosis quística, recibió este martes el trasplante bipulmonar que tanto esperaba.

Su familia está feliz, todos esperando su evolución y recuperación, que en estos casos es muy delicada porque los médicos deben saber si el cuerpo de Emanuel acepta o rechaza sus nuevos pulmones. El trasplante se realizó en la Fundación Favaloro, en Buenos Aires.

“Los médicos nos contaron que la operación salió muy bien y que ahora tenemos que esperar unas 48 horas para conocer finalmente cómo va a ser su evolución”, explicó Rodolfo a Día a Día, el papá de Emanuel.

La familia Martín está instalada en Buenos Aires desde el 16 enero, cuando la salud de Ema empezó a empeorar hasta que enteró en la lista del emergencia del Incucai por la urgencia de su trasplante.

El ángel donante llegó. Hace poco, Ema escribió una carta que publicó en Facebook contando sobre su enfermedad. En ella contaba que esperaba que un ángel donante lo ayudara a sobrevivir.

Ema también anticipaba que estaba dispuesto a dar batalla: “Ese ángel, en ese acto de profundo amor, tendrá sus alas de oro y se irá rápidamente al cielo…o a donde cada uno crea que va el alma al partir de este mundo. Y aquí estoy, esperando ese momento, con mucha ansiedad, algunos temores, porque no decirlo, pero con la profunda convicción que ese día llegará…y aquí estaré como un guerrero esperando enfrentar esta batalla que la vida me presentó, pero convencido que la gloria me está esperando”.

El ángel donante llegó, Emanuel enfrenta ahora su recuperación y lo acompañan su papá, su mamá, su hermano Alejandro, una amiga de la familia que está en Buenos y muchos amigos desde Córdoba.

El caso de Tato. Tato Garrido, un joven cordobés que fue sometido a una intervención similar también por padecer fibrosis quística, es uno de los amigos que tiene esta familia, otro luchador al que la natación y su donante lo ayudaron a sobrevivir.

Tato fue orador de TEDxCórdoba y dejó este hermoso testimonio: Todos estamos en lista de espera.

Fuente: http://www.diaadia.com.ar/cordoba/trasplantaron-ema-el-pibe-que-padecia-fibrosis-quistica