23 Dic

La historia del páncreas como órgano trasplantado es bastante tórpida, porque a los problemas de inmunosupresión comunes a todos los órganos, hay que sumar aquí los técnicos motivados en gran manera por el hecho de que en realidad estamos colocando un órgano del que solo nos interesan las células que producen insulina, que son alrededor de un 3% del peso del mismo. Todas las funciones digestivas del páncreas, que son muchas y variadas no solo no nos interesan aquí sino que son origen de no pocos problemas. De ahí las líneas modernas de investigación para aislar y eventualmente cultivar las células productoras de insulina: los islotes de Langerhans, que de esta forma podrían ser simplemente infundidos en vena como tratamiento de la diabetes.

¿QUE ES EL PANCREAS Y CUALES SON SUS FUNCIONES?
El páncreas es una glándula que cumple dos funciones principales
1) Secreta en el duodeno el jugo pancreático que contiene enzimas digestivas y bicarbonato destinados a la digestión de los alimentos.
2) El 2-3% de la glándula está constituida por los ISLOTES pancreáticos que producen hormonas que son liberadas a la circulación sanguínea para mantener el nivel de glucosa en límites normales. La más importante de éstas es la INSULINA. La falta absoluta o relativa de insulina produce DIABETES.
En los pacientes con diabetes TIPO 1 las células de los islotes que producen insulina han sido destruidas y por lo tanto no producen nada de insulina, el déficit es absoluto. Los pacientes con diabetes tipo II tienen principalmente resistencia a la acción de la insulina en los tejidos y por lo tanto el déficit de la hormona es relativo.

¿QUE PACIENTES PUDEN RECIBIR UN TRASPLANTE DE PANCREAS?

El trasplante de páncreas está indicado principalmente en los pacientes diabéticos cuyo páncreas no produce insulina, es decir DIABETES tipo I.
Puede indicarse además en aquellos pacientes Diabéticos tipo II, que requieren insulina, un índice de masa corporal bajo, o sea que no sean obesos y que no tengan insulino resistencia en los test de laboratorio.

¿QUE SUCEDE CON LOS PACIENTES DIABETICOS QUE TIENEN INSUFICIENCIA RENAL?

La mejor opción de tratamiento para los pacientes con insuficiencia renal que requieren diálisis, cualquiera sea la causa, es el trasplante renal. Este tipo de trasplante requiere (así como otros trasplantes incluido el de páncreas) administrar drogas inmunosupresoras para evitar el rechazo.
A causa de la diabetes algunos pacientes desarrollan insuficiencia renal con necesidad de realizar diálisis.
Los pacientes diabéticos tipo 1 que requieren un trasplante renal para tratar la insuficiencia renal, pueden recibir un trasplante de páncreas en el mismo acto quirúrgico.

¿Y SI NO TIENEN INSUFICIENCIA RENAL?

También es posible realizar el trasplante de páncreas en pacientes sin insuficiencia renal. En este caso es necesario ponderar los riesgos de la cirugía y la inmunosupresión del trasplante respecto del riesgo de las posibles complicaciones de la diabetes tratada con insulina. Es así que el trasplante de páncreas aislado está indicado solo en un pequeño grupo de estos pacientes diabéticos tipo 1 que presentan complicaciones secundarias graves y progresivas de su diabetes o en quienes la diabetes se torna muy difícil de manejar con episodios frecuentes de cetoacidosis o hipoglucemia que pongan en riesgo la vida.

SELECCIÓN DE CANDIDATOS

Serán considerados como candidatos los pacientes que reúnan los siguientes requisitos:
• Edad inferior a los 50 años
• Portadores de diabetes mellitus tipo 1
• Portadores de una insuficiencia renal en programa de diálisis, o bien se encuentren en fase preterminal, es decir cuando se prevé que en un corto periodo de tiempo (6-8 meses) precisarán de tratamiento substitutivo
• Ausencia de vasculopatía severa (insuficiencia coronaria grave o vasculopatía periférica avanzada)
• Ausencia de otras enfermedades asociadas graves, también contraindicadas para el trasplante renal (hepatopatía severa, trastornos psiquiátricos, neoplasias malignas).

¿QUE BENFICIOS OTORGA EL TRASPLANTE DE PANCREAS?

El trasplante de páncreas es el único tratamiento de la diabetes capaz de lograr normalización de la glucemia en forma constante y sostenida en el tiempo. Luego de un trasplante de páncreas exitoso el paciente mantiene glucemias normales sin dieta especial ni necesidad de administrar inyecciones de insulina.
El trasplante de páncreas exitoso constituye la mejor manera de controlar la glucemia y por lo tanto de prevenir o disminuir las complicaciones a largo plazo, tales como la afección de la retina, del riñón, de la sensibilidad (especialmente en las extremidades), trastornos digestivos y problemas circulatorios (aterosclerosis acelerada)
El funcionamiento del injerto de páncreas produce normalización del metabolismo de los hidratos de carbono, liberando al paciente de la dependencia insulínica; los niveles de hemoglobina glicosilada son normales mientras la función del páncreas sea buena.

La retinopatía, la agudeza visual mejoran también. La neuropatía periférica mejora objetivamente en forma progresiva.

¿EN QUE CONSISTE LA CIRUGIA DE RIÑON-PANCREAS?

Una vez realizada la procuración (extracción de los órganos en el donante) el órgano se transporta en una solución fría que preserva la vitalidad del órgano hasta por 20 horas.
Durante la operación el páncreas enfermo del paciente NO se extirpa. El páncreas donado generalmente se coloca en la porción inferior derecha del abdomen del paciente y se conecta a los vasos sanguíneos. La operación generalmente se realiza al mismo tiempo con el trasplante de riñón, el cual se coloca en el otro lado de la porción inferior del abdomen.

¿CUALES SON LAS POSIBLES COMPLICACIONES?

Por tratarse de una cirugía mayor en un paciente de riesgo por su diabetes y la inmunosupresión, las posibilidades de complicaciones en el pos operatorio son mayores que en otros pacientes.
Por otro lado el páncreas puede tener algunas complicaciones que le son propias:
• Trombosis: hasta 10% de los casos. En general es irreversible y requiere la extracción del páncreas.
• Fístula pancreática: es la pérdida de jugo pancreático hacia la cavidad abdominal. Requiere drenaje con catéter y a veces cirugía.
• Pancreatitis: Inflamación transitoria del páncreas que generalmente responde al tratamiento médico.
Existen complicaciones propias del injerto renal:
• Trombosis: menos frecuente que en el caso del páncreas. También requiere en general la extracción del injerto renal.
• Fístula urinaria: perdida de orina hacia la cavidad abdominal. Requiere drenaje con catéter y a veces cirugía.
• Linfocele: acumulación de líquido linfático en la cavidad abdominal. Requiere drenaje con catéter y a veces cirugía.
• Retardo de la función del injerto: En algunas oportunidades los órganos trasplantados, si bien son viables, pueden presentar un retardo en la recuperación de su función, secundario a factores relacionados con el procedimiento del trasplante.
En el caso que se produzca retardo de la función renal, se podrá requerir sesiones transitorias de diálisis y tratamiento con insulina en caso de retardo de la función del páncreas.

RECHAZO
El sistema inmune de nuestro organismo es el encargado de la defensa contra agentes extraños como bacterias, virus, etc. El rechazo del injerto se produce cuando nuestro sistema inmune reconoce como extraño al órgano trasplantado. Este puede ser evitado frecuentemente con medicación inmunosupresora la cual disminuye la posibilidad de la aparición del rechazo. Sin embargo en algunas oportunidades, el sistema inmune sobrepasa los efectos de la medicación y se produce el rechazo del órgano.
En el caso de trasplante doble de riñón y páncreas, éste puede comprometer uno o ambos órganos.
El tratamiento consiste la mayoría de las veces en altas dosis de esteroides que se administran por vía endovenosa. En casos más severos se emplean drogas más potentes con altísima posibilidad de éxito con ambos tratamientos.

INFECCIONES
Dado que los medicamentos inmunosupresores disminuyen las defensas del organismo, el trasplante aumenta el riesgo a contraer infecciones.
La mayoría se previene con empleo de medicación profiláctica.
Este riesgo es mayor en el pos trasplante inmediato.

TOXICIDAD POR DROGAS
Las drogas inmunosupresoras se asocian a efectos adversos que pueden ser controlados variando las dosis o eventualmente cambiándolas por otras drogas.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
Relacionado con los antecedentes, especialmente la historia de diabetes e insuficiencia renal. Su control puede requerir medicación. En algunos casos la enfermedad cardiovascular requiere cirugía.

DIABETES POS TRASPLANTE
Asociado a dieta y medicación inmunosupresora, se controla modificando la medicación y con dieta. En el caso de que se desarrolle una diabetes post trasplante se indican hipoglucemiantes que se administran por vía oral.

¿CUANTOS TRASPLANTES DE PANCREAS SE REALIZAN Y CON QUÉ RESULTADOS?
El trasplante de páncreas aislado contrarresta muchas de las complicaciones de la diabetes, especialmente las hipo e hiperglucemias, la dependencia de insulina y la restricción en la dieta. Cuando se combina con un trasplante de riñón, se asocia a la independencia de diálisis.
Está ampliamente demostrado la mejoría en la calidad de vida, y una mejor supervivencia a largo plazo, en los pacientes que reciben un trasplante combinado de riñón y páncreas exitoso versus los que presentan pérdida del injerto pancreático o los diabéticos tipo I que reciben trasplante de riñón aislado.
Los resultados de supervivencia a un año del trasplante simultáneo de riñón y páncreas han mejorado a 84% y 74% respectivamente, debido a varios factores, entre los que cabe destacar a un empleo de inmunosupresión más potente, una mejor técnica quirúrgica, una selección adecuada del receptor y el hecho de realizarlo en forma simultánea con el de riñón.
Con estos resultados en la actualidad se considera que el trasplante combinado de riñón y páncreas constituye la mejor alternativa de tratamiento para pacientes diabéticos tipo I en insuficiencia renal.
Se realizan más de mil trasplantes de páncreas por año en el mundo.
En la Argentina existen varios centros habilitados para este tipo de trasplante. Se realizaron 28 trasplantes en 2006 y la tendencia es creciente cada año.

¿Y EL TRASPLANTE DE ISLOTES?
Otro de los tratamientos disponibles para la diabetes tipo 1 es “reintegrarle” al paciente las células productoras de insulina a través de un trasplante de islotes pancreático. En este tipo de trasplante, sólo se trasplantan los conglomerados celulares donde se encuentran, en mayor densidad, las células beta productoras de insulina. Los islotes se obtienen luego de un proceso de laboratorio en el cual se separan estos conglomerados celulares del resto del páncreas. Una vez obtenidos, se trasplantan mediante una aguja muy fina que se coloca en el hígado del paciente a través de la piel. El procedimiento tiene pocas complicaciones y requiere sólo un día de internación. Aunque se trata de una práctica relativamente sencilla, por el momento tiene menos posibilidades de dejar a un paciente libre de insulina si se lo compara con el trasplante del páncreas entero. Esto hace que se realicen en personas con justificativos muy precisos y sólo se lleve a cabo en centros especializados

FUENTE:
http://sisbib.unmsm.edu.pe/…/Cap_28-2_Transplante%20de%20P%…

http://www.hospitalaustral.edu.ar/transplante_de_pancreas_f…

http://www.ont.es/home/Paginas/Trasplantedepancreas.aspx