15 Dic

Marcos Gómez tiene 24 años y hace cinco le descubrieron una enfermedad renal. Está en lista de espera y a pesar de eso, tiene un taller donde fabrica y vende cosas en madera.

Marcos Gómez vive en Guadalupe Oeste, pero hace un tiempo montó su taller en Recreo Sur. Allí diseña, fabrica y confecciona a pedido juguetes, muebles para chicos y elementos de todo con fibrofácil. Tiene 24 años, pero a pesar de su corta edad atraviesa una enfermedad renal que lo obliga a dializarse tres veces a la semana y para mantener despejada su mente y además volcar su creatividad, decidió emprender este proyecto. Es el cuarto de cinco hermanos y su familia está a su lado y es el sostén permanente. Ahora tiene un local en la Feria del Litoral ubicada en Aristóbulo del Valle al 8500 y puede ser una buena opción para comprar el regalo para poner debajo del árbol en esta Navidad.

Este joven es una muestra de que cuando hay ganas, esperanzas y sobre todo mucho amor se puede salir adelante a pesar del dolor y la adversidad. Cuando Marcos terminó la escuela secundaria, decidió estudiar enfermería y a los meses de comenzar, le descubrieron la insuficiencia renal por la que estuvo dos meses internado en el hospital, y una vez dado de alta se enteró que su vida cambiaría para siempre porque debería dializarse hasta llegar a un trasplante. El primer año fue muy difícil para todos, pero sobre todo para él porque su cuerpo debía acostumbrarse al cambio. Cuando logró salir adelante, su padre le dio la idea de empezar a confeccionar bandejas en madera y “así arrancamos”, dijo hoy muy orgulloso.

Los primeros pasos

“Hace cinco años que me hago diálisis y el emprendimiento empezó hace tres en la casa que alquilábamos con mis padres en Santa Fe y hoy estamos en Recreo donde él se pudo hacer su casa y allí montamos el taller más grande y más cómodo. Hacemos por pedido pero aprovechamos para fabricar más para tener un stock, pero por lo general hacemos lo que la gente nos pide”, contó Marcos, cuyo taller está en Juan Pablo Segundo 1569, en Recreo Sur.

La lista de cosas está integrada por elementos para las mesas dulces; para los escritorios como portalápices, portarretratos, cajas, entre otros; también para la cocina como portarrollos, cajas de té, expendedores, entre otros; pañaleras; y ahora para Navidad estuvieron diseñando y fabricando fuertes de soldados, casas de muñecas, mesas con sillas, tocadores para nenas y además pesebres y otros adornos para el árbol.

“La fabricación es desde cero. Compramos las placas de madera, montamos el diseño y confeccionamos. Ahora tenemos más máquinas que pudimos comprar con una ayuda que me dio el municipio de Santa Fe. La mayoría lo vendemos en crudo, sin ninguna pintura o decoración porque lo compran para después hacerle cada uno lo que quiere, pero si nos lo piden pintados, obvio que lo hacemos”, detalló Marcos. Desde el Centro de Emprendedores de la Municipalidad le otorgaron un crédito por 25 mil pesos y con eso pudo equipar su carpintería con más maquinarias y herramientas.

A este joven emprendedor se lo puede ubicar a través de Facebook en Marcos Artesanías o Marcecos Artesanías y Creaciones, que es el nombre del proyecto. En ambos lugares se pueden hacer consultas y ver las distintas opciones que ofrece. Pero además se lo puede encontrar en el local 12 de la Feria del Litoral, allí está desde hace un mes y además de exhibir sus productos también tiene juguetes. Allí no solo muestra lo que hace sino además “levanta pedidos”. Los lunes, martes y jueves se toma un colectivo y se va a trabajar en el taller a Recreo; y de miércoles a domingo abre y atiende el puesto.

Fuerzas, ganas y empuje

Hoy Marcos se encuentra en lista de espera para un trasplante renal. Cuando le descubrieron su enfermedad, su familia se practicó los exámenes correspondientes para ser posibles donantes, pero él no quiso. “Hoy estoy, dentro de lo que es, bien. Lo tengo como asumido, al estar tanto tiempo dializándome, estoy acostumbrado, pero tengo mis recaídas porque obviamente no me gusta estar en esta situación, pero soy consciente de que hay personas que están peor”, dijo más adelante.

Al referirse a su enfermedad, contó que aún no sabe con certeza qué tiene porque los médicos no se lo supieron diagnosticar. En este sentido contó: “A mí me operaron de la vista tres veces cuando era chico. Un día fui al hospital porque tenía la vista borrosa y en ese momento me descompensé esperando al oftalmólogo y después de hacerme un estudio descubrieron que tenía problemas en los riñones. Estuve un mes en terapia intensiva y después un mes y un poco más en una sala común hasta que me derivaron a una clínica para comenzar con las diálisis. El diagnóstico no me lo pudieron hacer nunca porque cuando me hicieron una prueba para la biopsia se equivocaron y la hicieron mal. Una posibilidad es que sea síndrome de Alport”.

La solución es un trasplante de riñón y hasta incluso se solucionaría la presión arterial que hoy también tiene a partir de la enfermedad. “Volvería a tener una vida normal, dentro de lo que significa ser trasplantado, pero por lo menos no me tendría que dializar más”, expresó. Marcos realiza eso los lunes, miércoles y viernes, de 5 a 11.

En todo momento, Marcos se refirió a su familia, al apoyo que día a día le dan para sostenerlo. “El emprendimiento está buenísimo porque me mantiene la cabeza ocupada y es algo que con el tiempo me di cuenta que me gusta. Y mi familia siempre estuvo presente”, dijo y aprovechó para contar que al oficio lo fue aprendiendo con la práctica a partir de los conocimientos que le transmitió su padre, pero también “hice algunas cursos para conocer más sobre el tema, pero además internet es todo porque allí encontrás muchas cosas y hasta hace un mes vendíamos todo por ahí”.

Al referirse a los proyectos futuros, Marcos Gómez expresó: “La idea es asentarnos bien en el negocio ahora que tenemos un local y vivir de esto, es algo lindo que me gusta mucho y además da para vivir bien. Me levanto muy temprano, me dializo tres veces a la semana, trabajo en el taller y atiendo el puesto. Es un poco duro pero hay que hacerlo. Lo hago con gusto, me encanta”.

por Luciana Dall’Agata / ldallagata@uno.com.ar

Fuente: http://www.unosantafe.com.ar/un-joven-emprendedor-que-salio-adelante-pesar-la-adversidad-n1300052.html#fotogaleria-id-1568151