28 Mar

Entrevista a Viviana Melluso, 28 años, trasplantada de hígado.

1 – ¿A qué edad recibió el trasplante?

A los 8 años, cumplí los 9 al mes. Al día siguiente de regalo me dieron el alta (ja ja).

2- ¿Cuál fue el desencadenante para necesitar un trasplante?

Tuve hepatitis autoinmune fulminante…conocida también como hepatitis C fulminante.

3- ¿Cuánto tiempo esperó hasta que llegara su hígado?

Por suerte muy poco tiempo, solo 10 días. Tenía que ser trasplantada sí o sí esa noche, no podía esperar más.

4- ¿Cómo fue su vida durante la espera?

Sinceramente fue muy poco tiempo de espera. Yo estaba muy débil, así que lo único que hacía era dormir. Creo que en esa etapa la peor parte se la llevo mi familia.

5- ¿Qué pensaba su familia sobre la donación de órganos antes de su trasplante?

Yo me trasplante hace casi 20 años, antes ese tema no era tan popular, nunca estuvimos en desacuerdo. Simplemente jamás tocamos el tema, es como que veíamos lejos el hecho de que eso realmente pudiera tocarnos tan de cerca, y no éramos conscientes sobre la importancia de la donación de órganos.

6- Luego del trasplante ¿cambió su opinión?

No sé si la palabra es “cambio”, porque jamás estuvimos en desacuerdo. Creo que lo que vivimos nos hizo más, y obviamente somos todos donantes (ja ja)

7- ¿Cómo es su vida en la actualidad?

Absolutamente normal.

8- ¿Qué cuidados debe tener?

Tomar correctamente la medicación es el mayor cuidado, y después cumplir con los controles médicos, nada más.

9- ¿Luego de su trasplante se sumó a alguna organización o actividad relacionada con la concientización sobre la donación de órganos?

No, la verdad que no… no lo descarto. Sucede que a veces trato de escaparle un poco al tema. Pero cuando alguien me pregunta que opino, le doy mi opinión y cuento mi experiencia. Creo que esa es la mejor forma de concientizar a la gente.

10- ¿Se sintió apoyada y contenida por su familia y amigos durante el proceso de espera, trasplante y post-trasplante?

Sentí y siento el apoyo incondicional de mi familia y amigos. Creo que sin eso hoy no estaría acá… Tener amigos que te digan cada vez que te vas de vacaciones o salís a algún lugar ¿tomaste los remedios? me hace sentir muy cuidada y feliz por la gente que me rodea. Y sobre mi familia ¿qué puedo decir? Siempre están para lo que necesite, al pie del cañón. Y no sólo hablo de mi núcleo familiar “papá, mamá, hermano”, sino también primos y tíos… la verdad es que soy una afortunada.

11- ¿Piensa que la sociedad está bien informada sobre la donación de órganos?

Pienso que no está ni bien ni mal informada sino que no está informada, mucha gente le tiene miedo.

12- ¿Qué debería hacer el Estado para informar y concientizar a la sociedad?

Una de las mayores fuentes de entrada a la sociedad es la TV e Internet, así que hacer campañas publicitarias explicando bien el tema y el proceso podría ser una buena forma… más allá de dar charlas en hospitales.