25 Feb

Ayer la despertaron y le quitaron la asistencia mecánica. La evolución es muy satisfactoria

La despertaron de a poquito, dejándola entre sedada y somnolienta. Y Juanita comenzó a moverse. Las manos, los pies, y hasta llegó a enojarse al sentirse invadida por tantos soportes médicos.

“Un buen síntoma”, dijeron los facultativos. Esas señales los llevó a un primer intento de quitarle el respirador artificial. Una vez, descanso, y otra vez. Y Juanita arrancó. Ya respira sola.

Fue ayer al mediodía y fueron las principales señales de que Juana Seoane, la nena platense de 13 años que padecía una miocardiopatía aguda dilatada y que el martes fue trasplantada del corazón, se recupera más que satisfactoriamente y de acuerdo a las evoluciones esperables para este tipo de casos.

“¿Te duele?”, fue lo primero que le preguntó su mamá, Natalia Baumgartnmer. “Sí”, respondió Juanita e indicó la cabeza. Y además intentó balbucear. “Otro buen síntoma”, dijeron los médicos.

Por ahora, a la sala de terapia intensiva donde Juanita se recupera, entran pocos. Su mamá y su papá. Abuelos, hermanas y amigos, esperan afuera.

“Juanita se recupera más que satisfactoriamente y de acuerdo a las evoluciones esperables para este tipo de casos”

“Los médicos prefieren que no entre mucha gente -cuenta Natalia, la mamá- y nosotros tampoco queremos que la vean así, está conectada con muchas cosas. Yo entro todas las veces que puedo, el papá un poco menos, tampoco le gusta mucho verla así”.

“Yo me conformo con saber que por suerte todo va muy bien -dice Ricardo Seoane, el papá- que la evolución se está dando tal cual esperaban los médicos. Ya respira sola, se mueve, quiere hablar. Estamos muy contentos”.

UN PEDIDO ESPECIAL

Obviamente, Juanita todavía no come nada, sino que es alimentada por una sonda. Sin embargo, en su entresueño, ayer se hizo entender para pedir una gaseosa cola.

“Los médicos se sonrieron -contó la mamá- y a mí hasta me sorprendió porque ella no es mucho de tomar esas bebidas. Y también, cuando se le dijo que todavía no podía, gruñó. Ahí me reí yo, porque eso sí es muy de ella”.

Mientras tanto, el nuevo corazón de Juanita responde a la perfección y sigue latiendo con fuerza. Todos los estudios demuestran hasta el momento que no hay ningún síntoma de rechazo.

En cuanto al tiempo en que deberá permanecer internada, todavía es un interrogante, depende de las respuestas de cada paciente. Aunque en el caso de Juanita, todo indica que sería bastante rápido.

“Eso todavía no lo sabemos -señala Natalia- pueden ser semanas, meses, hay casos de pacientes que regresaron a sus casas a los 15 días. Esperamos que sea pronto, pero sin presiones. Lo importante es que ella evolucione, y aquí en la Fundación lo tiene todo, porque la verdad es que la atienden como a una Reina. Lo que sí, ya hay muchos planes para ella”.

Entre esos planes, el primero es reiniciar las clases. Juana debe comenzar el tercer año en el Colegio El Sol de Gonnet, y ya las autoridades de esa escuela allanaron el camino para que ocurra cuando Juanita esté en condiciones, y hasta los profesores le darían clases a domicilio para que se ponga a la par de sus compañeros.

El otro plan fue un pedido de ella antes de entrar al quirófano. Su abuela le había hablado mucho de Playa del Carmen, en México. Tal vez sea su próximo destino en vacaciones.

Fuente: http://www.eldia.com/informacion-general/ya-sin-el-respirador-pidio-una-gaseosa-117834